Cargando...

Tecnología ECO

Inicio / Noticias / Tecnología ECO

Domingo, 22 de noviembre de 2020

Tecnología ECO

Es evidente que la tendencia actual nos lleva a todos a vigilar el medio ambiente y a preocuparnos de las consecuencias de nuestros actos cotidianos que, de manera más o menos importantes, conllevan a una progresiva destrucción del mismo.



Es por eso, que cada día, la mayoría de los gobiernos internacionales nos invitan a ejercer prácticas más ecológicas, como el reciclaje y el uso de productos biodegradables. Y por supuesto el uso de combustibles fósiles en los vehículos no es una excepción. Nos gustaría hablaros de algunas de estas alternativas más ecológicas de los vehículos, alternativas que por extraño que parezca no son todo lo actuales que pensamos.


 


El gas licuado del petróleo (GLP) y el gas natural comprimido (GNC)


El GLP es un viejo conocido en el mundo del motor. Desde su tatarabuelo, el gasógeno, se ha utilizado esta práctica de combinación o sustitución del combustible habitual del vehículo, por  gas. Para ello se procede a la instalación de un pequeño depósito en el que se conserva a presión, una pequeña centralita electrónica que dosifica el mismo y unos pequeños inyectores por los que acceden al motor. Como decía, este gas es sustituido totalmente por la gasolina o se combina junto al diésel para que el motor funcione, consiguiendo una emisión de gases menos contaminantes a la atmosfera. Su primo hermano, el GNC, es una alternativa más novedosa, aunque su fundamento y su funcionamiento son muy parecidos al GLP.


 


 


 


 


Vehículos híbridos y/o eléctricos


Como en el caso anterior, estos vehículos utilizan la combinación o sustitución del combustible habitual por energía eléctrica. En el caso de los coches 100 % eléctricos, es esta energía eléctrica la que dota al vehículo de toda la energía necesaria para funcionar, teniendo que recargar las baterías de las que disponen en los puntos habilitados para ello, aunque existen modelos de vehículos que disponen de un pequeño motor de combustión cuya única finalidad es generar energía y recargar dichas baterías. Sin embargo, los vehículos híbridos disponen de un motor convencional más potente y utiliza la combinación de la energía eléctrica y la energía proporcionada por el motor para circular.


 


 


 


El hidrogeno como combustible


Esta es quizá una de las opciones más novedosas y más limpias con el medio ambiente. Su combustible es el hidrogeno y mediante dos procesos distintos, propulsa al vehículo, ya sea mediante la propia combustión del hidrogeno o convirtiendo el mismo en una fuente de corriente mediante un proceso químico. Lo más importante quizá de este sistema es que el gas producido que se expulsa a la atmosfera es simplemente vapor de agua.


 


Por nuestra parte, en Professional Drivers Madrid contamos en nuestra flota con vehículos trasformados, que utilizan la tecnología del GLP, contribuyendo a una menor expulsión de gases nocivos al aire, a lo que se suma los ya de por si poco contaminantes de los motores de nuestros vehículos, ya que están dotados de ingeniería moderna.


Top